¿Sabes cuál es tu participación en el Turismo?

Vendedor de sombrerosNo necesariamente un destino puede ser considerado con vocación turística, la cual consiste entre muchas otras cosas, en la calidad de la atención de su comunidad receptora y por supuesto de sus atractivos. Un destino es o no considerado en la dinámica turística desde el simple hecho de ser un punto, tan solo, de referencia dentro de un trayecto determinado.

Hay que recordar que los atractivos de un lugar no solamente son de manera tangible, también lo son por sus características intangibles como lo pueden ser, su gastronomía, sus tradiciones o, algo que es de extrema importancia, la calidez de sus habitantes.

Esto último, quieras o no, te convierte en parte importante del sistema turístico. Que es tanto como la forma en la que le das la bienvenida a cualquier persona que tocara a la puerta de tu casa.

Las personas comunes, que en la mayoría de las veces no nos encontramos trabajando en un hotel,o en un restaurante y, menos aún, dentro de algún parque o centro de recreación o diversiones, no nos sentimos tan involucrados en la niño mayadinámica turística, y no nos detenemos a pensar que somos pieza clave, engrane medular de una cadena de atención, donde el punto en común son las simples calles en las que conducimos nuestro automóvil, las aceras por las que caminamos y nuestros parques que compartimos, sin olvidar el transporte público que utilizamos.

Los municipios, o lugares con “vocación” turística, -término muy subjetivo si lo centramos en el número de atractivos tangibles con los que cuenta un lugar- deberían de empezar a considerarse desde el punto de vista de sus pobladores, de la atención que pueden brindar, y cómo es que ésta puede ser pulida y mejorada.

Ejemplo de ellos son los destinos rurales, como las aldeas Mayas sumergidas en la selva Lacandona que han podido proponer lugares sin ningún servicio turístico convencional; sin ningún restaurante ni tampoco hotel. Los nativos mayas ofrecen sus chozas y comida tradicional al amparo de la selva y la basta naturaleza. Aquí se comparte toda la sabiduría que el contacto y el respeto al entorno pueden brindar. Sin ningún lujo ni servicio mínimamente sofisticado. La simple amabilidad y atención de la comunidad maya brindan toda la magia y sorpresas que se puedan esperar.

Evaluar las facilidades con las que cuenta un lugar para desarrollar el turismo apenas es una parte insipiente dentro del desarrollo de esta industria.

Vendedora de flores y turistasPara reconocer la integralidad del desarrollo turístico es necesario cambiar el paradigma de éste mismo desarrollo. Hay que detenerse a evaluar los tipos de recursos con los que un lugar puede contar y así reconocer plenamente el tipo de turismo que se puede realizar y en qué medida se cuenta con la participación de la comunidad dentro de toda una región para apoyar y complementar la oferta. Sin duda ésta es la primer ancla para potenciar nuestra oferta turística.

Por eso y por muchas razones que quizá piensas que no tienes nada o mucho que ver en el turismo, déjame decirte que eres nuestra carta de presentación, nuestro mejor aliado, nuestra primera impresión. Recuerda que:

“Nunca hay una segunda oportunidad para una primera impresión”.

Adelante, tu comentario es importante

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .