Proceso de Consultoría: una herramienta rentable para tu empresa.

¿Has detectado por qué los rendimientos de tu empresa no tienen los resultados esperados aun después de invertir tiempo y recursos de manera considerable? Quizá esta relación general que te presentamos a continuación te suene familiar o ya la hayas detectado y pretendas contratar servicios de consultoría especializada pero aun no tomas la decisión final.

Desarrollo de Ideas

Actualmente la relación del mercado empresarial, de manera general para las MPyMEs, se conforma de un gran número de microempresas, con una participación del 97.6% de éstas (casi 4 millones de microempresas). Al interior de ellas se generan empleos para, poco más del 75.4% de los trabajadores dentro de este tipo de empresas. Los anteriores datos parecieran ser buenos indicadores para la economía del país, sin embargo al trasponer la participación en el PIB, apenas se logra un 15% de la aportación.

Son múltiples las razones por las que las MPyMEs no cuentan con el desempeño que debieran, así como una mejor participación en el PIB. Por citar un ejemplo, el 85.7% de ellas desconocen los distintos programas de apoyo que dan los tres niveles de gobierno, especialmente el federal. Así también se considera un factor preponderante, el descuido o falta de profesionalización de los puestos de trabajo y en consecuencia de sus procesos y controles.

Dentro del sector de los servicios, se encuentran alojadas el 32.4% de las empresas MPyMEs. Por otra parte, el nivel de educación del personal ocupado en estas, de manera específica entre micro y pequeña empresas, corresponde a un 55.4% y 49%, respectivamente, con estudios máximos de educación básica, lo que demuestra la consideración anterior, respecto de la profesionalización de las empresas. Las medianas empresas, no corren mayor suerte, puesto que sólo el 18% de sus empleados cuentan con educación a nivel superior, apenas por arriba del promedio de las MPyMEs para este nivel de educación.

Capacitación y Desarrollo de Personal

Existe un comportamiento interesante en relación a la capacitación que las MPyMEs. Recordemos que la capacitación en el trabajo es un derecho del trabajador y una obligación por parte de la empresa. Pero lejos de verlo desde el punto de vista jurídico, deberíamos de tomarlo como la oportunidad para mejorar la productividad y el rendimiento de las empresas. Sin embargo el 88.5% del personal ocupado en las microempresas no es capacitado; no obstante, mientras más aumenta el tamaño de la empresa, ésta reconoce el beneficio de la capacitación, ya que el 55.8% de la plantilla laboral de las pequeñas empresas se capacita y lo correspondiente a las medianas empresas, lo hacen en un 73.7%.

Aun así es muy complicado el panorama en temas de capacitación para el personal, ya que en total, el 87% de los trabajadores ocupado en MPyMEs, no son capacitados por sus empleadores. Finalmente, en este rubro, siguen siendo las empresas de servicios las que destacan, puesto que presentan mayor capacitación para su personal, con el 20.9% de las empresas quienes llevan a cabo programas pertinentes.

Paradójicamente, de acuerdo a los resultados del desempeño de los trabajadores en las MPyMEs, éstas justifican que no brindan capacitación a sus empleados debido a que “son aptos” para desempeñar sus labores (65% de las microempresas declaran esto) y “tiene conocimientos y habilidades adecuadas”.

Optimización de Procesos

Adicional a este comportamiento, el 47.6% de las microempresas aceptan que no llevan a cabo acciones específicas ante problemáticas presentadas en su proceso de producción. En comparación con el 16.5% de las pequeñas y del 8.4% de las medianas empresas. Si incluimos qué es lo que sucede con el control, en el proceso administrativo, el 65% de las microempresas no llevan a cabo el registro de indicadores de productividad o desempeño, lo que refleja que no se pueden establecer parámetros de mejora interna y aún menos en relación al mercado. En contrasentido, estas mismas microempresas tienen deseos de crecer y mejorar sus resultados (el 85.3% de ellas), lo que les resultará poco menos que imposible al no tener claras las circunstancias que aquejan y obstaculizan estos deseos.

Hasta que estas condiciones son identificadas y asumidas, es que las organizaciones suelen solicitar ayuda de un consultor de empresas. Sin embargo es recurrente la existencia de “profesionistas” sin experiencia en el ramo ni en las áreas consultadas, que ofrecen servicios sin un sustento metodológico y mucho menos científico, que brinde certeza de las acciones pertinentes para detectar, disminuir, contener y solucionar los distintos obstáculos que impiden el crecimiento y rendimiento que las empresas buscan dentro de un mercado cada vez más competitivo y saturado. El principal argumento por lo que son contratados estos servicios de “consultoría” es su “accesibilidad” en cuanto a sus costos -son baratos, pues-, aun cuando no garantizarán ningún resultado. De nueva cuenta, lo barato saldrá caro, tanto para la empresa consultante como para los verdaderos consultores, quienes pierden credibilidad ante los malos resultados de los anteriores. En la consultoría también hay piratería. Compara antes de contratar. Solicita una visita sin compromiso.

Consejos para una consultoría externa.

Por ello, un consejo a la hora de solicitar la asistencia de un proceso de consultoría es:

Recuerda que una consultoría empresarial es algo plenamente parecido a una visita al médico. Expones tu caso, tus antecedentes y deberás contarle todos los detalles para sanar una situación o evitar mayores perjuicios a tu salud, en este caso, de tu empresa.

Consultoría

Ni los médicos ni los consultores externos somos adivinos, por lo que verdades a medias no permitirán un diagnóstico pertinente. Finalmente toma tu “medicina” a la hora y en la forma indicada, puesto que en ocasiones, al igual que cuando reconocemos mejoras de salud; la empresa empieza a tener cambios positivos, dejamos de lado el tratamiento, lo que nos llevará a no consolidar los procesos y no poder modificar nuestra cultura organizacional en beneficio de nuestro negocio.

Ahora ya tienes un mayor panorama de cómo contratar un proceso de consultoría y si te viste reflejado en los síntomas generales, seguramente requieres de ayuda profesional. Contáctanos para hacerte una visita sin compromiso y te ayudaremos a encontrar la mejor vía para el desarrollo y crecimiento de tu empresa.

Con información de INEGI, BACOMEXT, INADEM, SE y CONDUCEF.

Adelante, tu comentario es importante

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .