En riesgo 15 años de "fines de semana largos".

Fin de semana largo

En el 2006, el presidente Vicente Fox Quesada, publicó en el Diario Oficial de la Federación, modificar las fechas de asueto, del 5 de febrero, correspondiente a la conmemoración de la Constitución de 1917; el 21 de marzo, respecto del natalicio de Benito Juárez García; y el 20 de noviembre, remembrando la revolución mexicana. Se estableció, entonces, mover el día de descanso al primer lunes de febrero, tercer lunes de marzo y tercer lunes de noviembre. Dicha modificación solo aplicaba para los trabajadores del estado. Así es como surgen los “fines de semana largos” o coloquialmente llamados “puentes vacacionales”.

Referencia de Acapulco

Tan sólo en el fin de semana largo de marzo, de 2019, el propio Torruco pronosticó una derrama económica de 3 mil 586 millones de pesos y una ocupación del 65%. Un año antes, 2018, Acapulco reportó una derrama económica de 650 millones de pesos y una ocupación del 80% en el fin de semana largo de noviembre, con la ayuda e incentivo de comercialización como un “Buen Fin”. En el mismo destino, durante 2017, se obtuvo una derrama de 401 millones de pesos y el 76% de la ocupación.

En el 2014, Acapulco superó las expectativas con un 96% de ocupación, con una derrama de 200 millones de pesos a pesar de conflictos políticos en los que se tenían bloqueos en carreteras que desalentaron la afluencia y provocando cancelaciones. Un año después, en el 2015, la ocupación fue del 90% en el fin de semana largo y una derrama de 350 millones de pesos. Las variaciones se deben a estrategias para evitar pérdidas mayores.

Las temporadas normales de estos destinos, oscila entre el 32 y el 55 por ciento, regularmente, por lo que estos repuntes fuera de estacionalidad, prolonga y ayuda a las recuperaciones económicas del resto del año. Antes de los fines de semana largos, se tenía una ocupación hotelera en promedio mensuales que iban desde 18% hasta el 50% (2003).

Finalmente

Las estadísticas son claras y contundentes respecto de los beneficios que presentan los fines de semana largo para la activación económica de los principales destinos turísticos y por supuestos que del resto.

Si la eliminación de los fines de semana largo es por un tema es cívico, por el hecho de “olvidar” la relación de la suspensión de labores y asueto con su conmemoración histórica, podríamos proponer, por ejemplo, que los lunes de cada fin de semana largo los museos del país puedan estar abiertos para que sean visitados por los turistas y así, tener la oportunidad de acercarnos a nuestros hechos históricos más importantes, nuestra identidad y patrimonio cultural e histórico.

Cabe recordar que los días de cierre de los muesos son los lunes y es lamentable que los días en los que se tiene la oportunidad de asistir, no podamos disfrutar de sus colecciones y alto valor cultural.

Adelante, tu comentario es importante

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .