Desarrollo y Competitividad turística

En estos últimos días y desde este cambio de gobierno, se ha hablado de la necesidad de brindarle mayor competitividad a la industria turística para así generar un mejor desarrollo y crecimiento económico.

Pero, ¿qué implica la competitividad?

La realidad es que hablar de competitividad requiere de un análisis muy profundo e integral. No solo estriba únicamente en la capacidad de prestadores de servicio turísticos para satisfacer a los turistas, tampoco en el simple hecho de un conteo de atractivos y su derrama económica que generan en alguna región determinada, como algunos estudios hacen pensar.

Es necesario contemplar dentro de los índices elementos tan complejos como la correlación que tienen los elementos básicos como la infraestructura, la accesibilidad a los destinos, los recursos que facilitan la actividad, y las empresas; también los factores que le dan distinción a los destinos, como lo es la fisiografía, historia y cultura de la comunidad receptora, las actividades especiales y de entretenimiento, la vinculación que se tiene entre los mercados y, finalmente, una superestructura comprometida que contemple las distintas actividades específicas es esta industria; también es importante evaluar la gestión de los destinos tomando en cuenta la rentabilidad de éstos, la intensidad mercadológica, la estructura organizacional, el nivel de información turística y del servicio; finalmente se encuentran lo que llaman (Crouch y Ritchie) determinantes restrictivos, su localización, su dependencia y la seguridad del destino.

Lo anterior pareciera que no requiere de la siguiente especificación o aclaración. La suma de estos elementos ya mencionados, deben de contemplarse en dos dimensiones: un microentorno, conformado por los residentes, empleados, grupos de ciudadanos, medios de comunicación, instituciones financieras, miembros de los negocios de los viajes y las dependencias de gobierno; y el macroentorno, los temas, las preocupaciones y problemas globales, es decir, las tendencias demográficas, la reestructuración económica, los aspectos medioambientales, el desarrollo sustentable.

competitividad

Esta es una verdadera evaluación de la competitividad de los destinos turísticos, y es por ello que no podemos poner en desventaja a un destino en países como México, donde por más que queramos, no ha terminado de dejar una dependencia del turismo “tradicional” (sol y playa), contra otros, del mismo México, que seguramente pudieran tener una baraja más amplia de actividades muy bien sustentados y cuidados para un aprovechamiento racionado para el disfrute futuro.

Aun así, es sumamente importante estar en una constante evaluación en cualquiera de los elementos de los distintos índices, ese es el origen del crecimiento, de la mejora, de una competitividad interna (de los destinos, de las organizaciones) que solo así podrá reflejarse al exterior.

Adelante, tu comentario es importante

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .